NUDOS PARA BARRANQUISMO: Una guía de los imprescindibles.

 In Blog

El barranquismo es un deporte que requiere de un conocimiento amplio de maniobras con cuerdas, por lo que saber hacer o confeccionar nudos para barranquismo de forma correcta es imprescindible. Conocer la versatilidad de los nudos proporciona una gran cantidad de recursos (sustituir unos nudos por otros de igual función, conocer los más eficaces para lo que pretendemos, etc.) que contribuyen en gran medida a afrontar ciertas situaciones satisfactoriamente. No obstante, aconsejamos que es preferible conocer en profundidad menos cantidad de nudos de cada una de las familias, que conocer muchos y dudar en su confección, características y utilidad.

Para los que nos conocéis, GECKO forma parte de los profesionales colaboradores con la Escuela de Técnicos Deportivos en Montaña y Escalada Sportmaking, es decir, transmitir nuestros conocimientos y pasión por la montaña es una de nuestras grandes pasiones. Gecko imparte concretamente el bloque específico del Técnico Deportivo de Barrancos en Extremadura. Entre los contenidos se encuentra la enseñanza de los nudos fundamentales para el correcto desarrollo de esta práctica deportiva.

En esta entrada de blog, haremos un repaso sobre los nudos fundamentales para la práctica de barranquismo. Además, al igual que en el resto de nuestras entradas, toda la comunidad está abierta a participar y podéis hacer sugerencias o aportaciones. Esto quiere decir que se trata en un post vivo, en constante actualización en pro de la comunidad barranquista.

ASPECTOS IMPORTANTES A TENER EN CUENTA EN CABUYERÍA PARA BARRANQUISMO

  • Los nudos deben ser fáciles de hacer (sencillos de confeccionar), fáciles de deshacer (después de haber sufrido cargas), bonitos (que su revisión sea sencilla y no dé lugar a dudas, para ello es importante un buen peinado del nudo) y seguros (que sirvan realmente para lo que se pretende).
  • La confección de un nudo en una cuerda hace que disminuya la resistencia a la cuerda. Esto es debido al estrangulamiento y torsión de las fibras. Esto es un aspecto a valorar a la hora de seleccionar un nudo.
  • Los nudos «peinaditos». Es importante que las cuerdas estén paralelas y con los chicotes alejados de los nudos (unos diez centímetros aproximadamente), para que si llegase a deslizar, no se comprometa su configuración. Además, un nudo correctamente peinado facilitará la labor de deshacerlo una vez sometido a cargas.
  • Azocar bien el nudo. Se debe traccionar cada uno de los segmentos de cuerda que intervienen en el nudo y el seno resultante.
  • A la hora de escoger un nudo autobloqueante, es importante considerar el tiempo de reacción (tiempo trascurrido desde que se somete a carga y este bloquea), si requiere de asistencia por parte del deportista para que este “muerda” correctamente y bajo qué condiciones podría llegar a deslizar.

CLASIFICACIÓN DE LOS NUDOS PARA HACER BARRANQUISMO

Existen varias clasificaciones, pero principalmente podemos clasificar los nudos en nudos de amarre, nudos de unión, nudos autobloqueantes, nudos antirretorno y nudos especiales (móviles y fugas).

NUDOS DE AMARRE

Son empleados para fijar las cuerdas bien desde cualquiera de los extremos de la cuerda próximos a los chicotes o a lo largo del firme.

  • Siete: Este nudo resulta sencillo de aprender y confeccionar. Nos facilita una gaza a lo largo del firme sobre la que poder conectar un mosquetón. Suele emplearse en la elaboración de polipastos. Una vez sometido a carga, puede resultar más complejo de deshacer que el romano y, además, es menos resistente. Otro aspecto a considerar es que no se debe confundir este nudo con el falso siete. Para ello, hay que asegurarse de que la gaza que sale del nudo queda junto a la cuerda que viene de abajo.

Nudo romano, algo más complejo pero muy útil.

  • Romano: Aunque su aprendizaje y confección puede resultar más complejo que el nudo siete, su utilización es mucho más recomendable. También se emplea para obtener una gaza en medio del firme sobre la que conectar una carga en el mismo sentido.

Ocho, el gran conocido y sus posibles variantes.

  • Ocho: Es uno de los primeros nudos que se aprenden, fácil de hacer, versátil (para encordamientos, anclajes, fijaciones de cuerdas…) y muy empleado. Al ser sometido a grandes cargas, deshacerlo puede resultar complicado.
  • Ocho de doble gaza o doble seno. Este nudo nos permite conectar la cuerda a través de sus dos gazas a dos anclajes, es regulable y nos permitirá hacer una adecuada triangulación repartiendo la carga. Si los anclajes estuvieran muy separados, tendríamos que considerar la cantidad de cuerda que tendría que intervenir en confeccionar el nudo.
  • Ocho de triple gaza o triple seno. Al igual que el caso anterior, este nudo nos ofrece tres gazas para poder conectar la cuerda a tres anclajes. También es regulable y permite realizar una correcta triangulación.

Nudo nueve, lo recomendamos por encima del ocho.

  • Nueve: Sus funciones son similares a las del nudo ocho, su elaboración es sencilla (media vuelta más que el ocho), es resistente y se deshace más fácil después de ser sometido a carga que el ocho.
  • Ballestrinque: Nudo muy versátil y conocido. Permite fijar la cuerda sobre el mosquetón. Para su confección, se tendría que considerar que la sección de cuerda que soporte la carga quede sobre el brazo fuerte del mosquetón. Varios ensayos han demostrado que al ser sometido a grandes llega a romper antes de deslizar (alrededor de los 1.210 daN). En barranquismo se suele emplear en diferentes situaciones, por ejemplo para cerrar pasamanos no desembragables o situaciones de emergencia (montaje de camilla con cuerdas).

¿Y si tenemos una sección de cuerda dañada?

  • Mariposa: Este nudo se emplea principalmente para el montaje de pasamanos, elaboración de polipastos, confección de baga de potencia para encordamientos e incluso resulta muy interesante como maniobra de fortuna para dejar o aislar en su gaza un trozo de cuerda que haya sufrido un daño y poder independizarlo de la tensión que tendrá el resto del firme. Se destaca que, a través de su gaza, podremos aplicar tensión en cualquiera de los sentidos de la cuerda o incluso de forma transversal.

NUDOS AUTOBLOCANTES:

En sustitución a los bloqueadores mecánicos, se requiere el conocimiento de estos nudos imprescindibles para la práctica del barranquismo que cobran especial importancia en las maniobras de autorrescate y polipastos. Para su confección, generalmente se emplean cordinos que, dependiendo del material del que estén compuestos (kevlar, nailon, polietileno…), podrán ser más idóneos para el empleo de algunas maniobras u otras. En el caso de utilizar cordinos para elaborar nudos autoblocantes, debemos cuidar algunas consideraciones:

Consideraciones importantes:

  • La diferencia de diámetro entre la cuerda sobre la que se colocará el nudo autoblocante y el cordino con el que se confeccionará el nudo debe ser como mínimo de 2 mm.
  • No se recomienda el empleo de cordinos de poliamina con un diámetro inferior a 7mm. En el caso de emplear cordinos de Kevlar, se pueden emplear codinos de 5-6 mm.
  • A la hora de confeccionar el nudo autoblocante, el nudo o costura de unión del anillo debe quedar fuera del apoyo con el mosquetón y no debe intervenir en el rozamiento directo con la cuerda sobre la que se quiere realizar el nudo.
  • Preferiblemente emplear cordinos de Kevlar (punto de fusión muy alto, por encima de los 370 grados) ya que el Nailon y Dyneema durante su deslizamiento por las cuerdas podrían establecer puntos de fusión.
  • Prusik: Se trata de un nudo bidireccional, es decir, una vez colocado sobre la cuerda podremos traccionar hacia cualquiera de los sentidos de la cuerda. Este nudo cuenta con mucha aceptación y popularidad, puesto que es uno de los que más bloquea o “muerde”, lo que a su vez puede llegar a ser un inconveniente al intentar desplazarlo una vez sometido a carga. Además, otro inconveniente es que, centrados en la temática de barranquismo, con cuerdas mojadas y poca carga puede llegar a deslizar. Es decir, si lo que se busca es un punto de sujeción muy fiable (a la hora de realizar transferencias de carga, cortes de cuerda, etc.), elaborar un Prusik puede ser muy buena opción. A la hora de realizar este nudo, se debe considerar que como mínimo se deben dar dos vueltas.

Machard, el gran aliado

  • Machard: Al igual que con el prusik, el aprendizaje de este nudo es vital si pretendes introducirte en el mundo del barranquismo. Se trata de otro nudo muy popular en cualquiera de sus versiones (machard unidireccional y machard bidireccional). Sus principales usos son: rápeles autoasegurados, bloqueador durante maniobras de autorrescate (ascenso por cuerda, transferencias de cargas), polipastos…
Machard uniderecciona o bidireccional.
  • Machard unidirecional o de un seno: Al contrario que ocurre con el prusik, este nudo ha demostrado una mayor efectividad a la hora de emplearlo con cuerdas mojadas. Para su elaboración se requiere de un mínimo de 4-5 vueltas con cordinos de 6-7mm , aumentando alguna más en caso de emplearlo con cuerdas mojadas. Se debe prestar especial atención a que, en el caso de emplearlo con cargas superiores a 300 kg, el machard puede llegar a deslizar y a que, el sentido del bloqueo es en la dirección del cabo sobrante, ya que este pasará por dentro del otro produciendo un efecto de estrangulamiento.
  • Machard bidireccional o de dos senos: No existen dudas sobre hacia qué lado “morderá” o bloqueará (bloquea hacia ambos lados). Suele emplearse más regularmente y, aunque su tiempo de reacción (tiempo transcurrido desde que se le aplica la carga hasta que ajusta y bloquea) es más elevado y pudiera llegar a deslizar con cargas superiores a 250kg es un nudo muy funcional. Como aspectos a considerar a la hora de su elaboración destacamos los siguientes: Se requiere un mínimo de 6 vueltas y estas deben quedar bien ajustadas para evitar que el nudo se deforme al ser sometido a carga.
  • Machard bidireccional de dos senos con dos mosquetones o machard recuperable: Realizar el machard de esta forma permitirá, por ejemplo, poder recuperarlo durante una maniobra de rescate al dejar de estar sometido a carga. Para su confección, simplemente debemos pasar un mosquetón por dentro del cabo de inicio y otro por el sobrante.

Otros nudos autoblocantes no tan conocidos en barranquismo pero interesantes

  • Bachman: Nudo unidireccional, especialmente útil en la maniobra de ascenso por cuerdas. No obstante, existen otros más seguros y operativos. La principal debilidad reside en que al quedar el mosquetón con el que se confecciona el nudo a vista, durante la maniobra de ascenso es común intentar agarrar el mosquetón, lo que conlleva que el nudo se afloje y no bloquee correctamente. Para ello se debe colocar un segundo mosquetón en el cabo sobrante y traccionar sobre este y no sobre el primero.
  • Swicero: Resulta interesante aprender este nudo en barranquismo ya que permite bloquear sobre una cuerda del mismo diámetro. Puede ser útil en ciertas maniobras de autorrescate en las que podríamos utilizar la misma cuerda de progresión restante para realizar este nudo. Es importante tener en cuenta que, antes de ser sometido a carga, se debe ajustar y tensar correctamente.
  • Prohaska: Este nudo puede elaborarse con cordino o cinta. Para su confección se requiere un mosquetón. Se emplea principalmente en maniobras de rescate (permite formar parte de un sistema de poleas), ascender por cuerda, tensar tirolinas, etc. Para elaborarlo, pasaremos el anillo de cordino o cinta por dentro del mosquetón. A continuación colocaremos el mosquetón cerca de la cuerda sobre la que se pretende realizar el nudo. Se dan mínimo cuatro vueltas en un mismo sentido (de forma similar al machard) y al terminar las vueltas, se pasa el cabo libre por dentro del mosquetón y ese será el punto de anclaje. Su principal desventaja reside en la dificultad de ajustar una vez que se ha confeccionado.

Autoblocante para descender por cuerda tensa

  • Valdostano: El aprendizaje de este nudo resulta muy interesante para poder realizar ciertas maniobras, por ejemplo, descender por cuerda tensa puesto que permitirá desbloquearlo aunque todo nuestro peso esté sobre él. Para confeccionarlo se requiere de un cordino de 1.80 metros de cuerda dinámica a la que previamente se le habrán quitado algunos hilos del alma. No obstante, también resulta de interés confeccionarlo con cordinos de Kevlar puesto que debido a que durante el descenso podrían alcanzarse temperaturas de fusión.

NUDOS ESPECIALES Y ANTIRRETORNOS:

  • Dinámico, UIAA o Munter: Nudo por excelencia en la práctica del barranquismo, sirve tanto para el montaje o instalación de cabeceras desembragables como para aseguramiento. Las principales desventajas residen en que la cuerda se riza mucho y que, debido a la continua fricción, es conveniente regular su velocidad para evitar puntos de fusión. Para realizar o confeccionar este nudo (no puede considerarse un nudo realmente porque no bloquea por sí solo, sino que se requiere de un bloqueo manual sujetando su cuerda o realizar una fuga) se requiere la utilización de mosquetones HMS.
  • Remy: Su confección parte del nudo dinámico. Ahora, debe introducirse un segundo mosquetón HMS contrapeado entre uno de los bucles del nudo dinámico, lo que imposibilitará el retorno. Cobra especial interés como nudo antirretorno a la hora de remontar por cuerda. Aunque no se puede invertir su funcionamiento de ascenso a descenso mientras es sometido a carga, con una leve transferencia se puede extraer ese segundo mosquetón y poder descender.
  • Corazón: Se trata de un antirretorno (permite recuperar cuerda sin que esta vuelva a deslizar en sentido de la carga) de fortuna muy fácil de realizar. Se debe prestar especial atención a: 1) podría llegar a deslizar por encima de los 100kg. 2) No se puede liberar una vez que está sometido a carga. 3) Para su confección se requiere de que los dos mosquetones sean exactamente iguales (preferiblemente tipo B) y sin rosca. 4) Podría llegar a descolocarse. Por ello, se debe vigilar su disposición rigurosamente. Suele emplearse para realizar maniobras de autorrescate y ascenso por cuerda.
  • Lorenzi: La principal ventaja reside en puede ser desbloqueado, por lo que permite realizar una conversión de ascenso a descenso por ejemplo, antirretorno en rápeles guiados o ejecutar izados puntuales.

NUDOS DE UNIÓN:

El aprendizaje de estos nudos para practicar barranquismo nos permitirá confeccionar anillos bien de cordino o cinta, según corresponda para poder ejecutar distintas maniobras (realizar nudos autoblocantes, anclajes, unir cuerdas para progresar por ellas…).

  • Pescador doble: Este nudo es de especial interés para realizar anillos de cordino (para la confección de un machard, por ejemplo) o para unir cuerdas del mismo o distinto diámetro. Se trata de un nudo que tiene un volumen importante, por lo que se debe prestar especial atención a que la cuerda no quede enganchada en fisuras.
  • Nudo de cinta: Si queremos unir dos cintas o realizar un anillo de cinta, se debe emplear este nudo. Ocupa poco volumen y se aprieta bastante, por lo que es difícil que se deshaga. Se debe prestar especial atención a que los extremos de la cinta deben tener como mínimo entre 8 y 10 cm y que al aplicarle una fuerte tensión puede resultar muy laborioso deshacerlo.
  • Ocho enfrentado: Este nudo permite realizar un anillo o unir cuerdas del mismo diámetro. Tras ser sometido a carga, puede resultar más sencillo deshacerlo que el pescador doble.
  • Cola de vaca. Nudo poco voluminoso, consume porca cuerda y está recomendado para unir cuerdas del mismo diámetro. Además, el nudo cola de vaca sencillo o nudo de gaza puede llegar a pasar por el nudo dinámico. No obstante, podría llegar a deslizar si se tracciona transversalmente. Por ello, es conveniente dejar por lo menos 30 cm de cabo libre por seguridad, azocar bien las cuatro secciones de cuerda que intervienen en el nudo antes de someterlo a carga y evitar emplearlo si las cuerdas están mojadas.

NUDOS DE FUGA:

  • Nudo de mula: Se emplea principalmente para bloquear el nudo dinámico o asegurar los bloqueadores mecánicos. Tiene como gran ventaja que se puede deshacer con facilidad aunque esté sometido a carga. Se debe presentar especial atención a que el seno resultante debe ir siempre rematado con un nudo sobre su misma cuerda o colocar un mosquetón sobre el seno y conectarlo a la reunión. Este nudo es fundamental conocerlo para la práctica de barranquismo.
  • Mariner: Se trata de un nudo muy fácil de confeccionar pero con la gran desventaja de que al dejar de aplicar carga o traccionar sobre él, puede llegar a deshacerse. Se puede realizar con cordino o cinta, puede resultar muy útil en maniobras como el desempotre de cabeceras.
NUDOPÉRDIDA DE RESISTENCIARESISTENCIA RESIDUAL
Ocho28%62%
Ocho con dos gazas20%80%
Nueve17%83%
Ballestrinque45%55 %
Cola de vaca50%50%
Mariposa50%50%
Machard unidireccional50%50%
Pescador doble<40%>60%
Ocho enfrentado<40%>60%
Nudo de cinta plana<40%>60%

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contacto

Puedes contactar con nosotros cuándo lo desees. Estamos encantados de atenderte.

Not readable? Change text. captcha txt
0
Excursiones Cascadas Valle del Jerte
× Escríbenos un WhasApp